Header Ads

El trabajo mental y muscular es benéfico. Cada facultad de la mente y cada músculo del cuerpo tienen una función diferente, y todos deben ejercitarse a fin de desarrollarse y gozar de un vigor saludable.

EL TRABAJO ERA NECESARIOS INCLUSO EN EL EDEN 

"Mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comeriés; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás" (Gén. 2:17).

Al crear a Adán y Eva el Señor se propuso que fueran seres activos y útiles. La santa pareja fue ubicada en el Paraíso rodeada de todo lo que fuera agradable a la vista y bueno para comer. Plantó para nuestros primeros padres un hermoso jardín en Edén. La tierra produjo toda clase de árboles majestuosos, para utilidad y adorno. Flores de raro encanto, de todos los tonos y matices, perfumaron el aire. Los alegres pájaros cantores, de variado plumaje, entonaron sus cánticos de alabanza al Creador.

El paraíso deleitó los sentidos de la santa pareja, pero esto no era suficiente, necesitaban tener una actividad en la que pudieran emplear el maravilloso organismo humano. Aquel que los diseñó sabía qué sería bueno para ellos; y si la felicidad hubiera estado en no hacer nada, en su condición de santa inocencia, hubieran quedado sin empleo. Pero apenas fueron creados, Dios les señaló su labor. Habían de encontrar su empleo y felicidad en atender lo que Dios había creado y sus necesidades serían abundantemente satisfechas con los frutos del jardín.

El trabajo mental y muscular es benéfico. Cada facultad de la mente y cada músculo del cuerpo tienen una función diferente, y todos deben ejercitarse a fin de desarrollarse y gozar de un vigor saludable. Cada rueda del mecanismo viviente debe ser utilizada. Todo el organismo debe ejercitarse constantemente para ser eficiente y cumplir el objetivo de su creación (Manuscrito 58, 1890).

A Cristo se lo llama el segundo Adán. En una condición de pureza y santidad, en estrecha relación con Dios y siendo objeto del amor divino, Jesús comenzó donde el primer Adán se inició. Sin embargo, el primer Adán gozó en cada aspecto de una situación más favorable que la de Cristo. La maravillosa provisión provista en Edén para la santa pareja fue hecha por un Dios que los amaba. Todo en la naturaleza que los circuía era puro y sin mancha. Las frutas, las flores y los hermosos y encumbrados árboles abundaban en el Jardín del Edén. A Adán y Eva se les proveyó en abundancia de todo lo que necesitaban.

Pero Satanás insinuó dudas en cuanto a la sabiduría divina... Eva cayó bajo la tentación y Adán aceptó el fruto prohibido de la mano de su esposa. El cayó ante la prueba más pequeña que el Señor dispuso para probar su obediencia y un diluvio de aflicciones se derramó sobre nuestro mundo... Por la desobediencia de un hombre muchos fueron hechos pecadores (Manuscrito 20, 1898).

E. G. White